Experiencia Dangerous Woman Tour

Son las 00:20, mi autobús con destino a la Ciudad de México acaba de salir de mi ciudad de origen. Voy acompañada de mi mamá, quien me ha apoyado y gracias a ella estoy por cumplir otro sueño más.

Las horas se me van como agua, me aseguro de que todos mis dispositivos estén cargados y con espacio suficiente en la memoria para no perderme de grabar mis momentos favoritos; pienso y pienso en cómo será el gran momento.

En un abrir y cerrar de ojos, me doy cuenta que he llegado a la Ciudad de México a las 6am. El frío se hace presente y el hambre también, así que lo primero que decido es recargar mis energías para no morir en el intento.

Después de un desayuno rico, comienzo a prepararme para el evento que he estado esperando durante mucho tiempo, trato de verme lo mejor posible. A las 11:10 estoy completamente lista y comienzo mi viaje hacia el Palacio de los Deportes.

Para mi sorpresa, había sido la primera en la fila, el llegar temprano definitivamente tiene sus ventajas. Poco a poco más personas se unían a la fila y comenzábamos a platicar de nuestra experiencia pasada en The Honeymoon Tour.

Al pasar las horas, fui a recoger mis boletos, y posteriormente fui a hacer fila, aunque la organización estaba un poco confusa.

Me encontré con muchísimo gusto a amigos que había hecho el tour pasado, conocí a algunos grandes amigos que había hecho por internet y tenía tantas ganas de conocer, estar con ellos mientras esperábamos la entrada fue lo más divertido: platicamos como si nos conociéramos de años, como si no hubiera sido la primera vez que nos veíamos. Conocí a más personas en la fila las cuales se ganaron mi amistad y cariño.

Cuando nos dimos cuenta, ya era la hora del check-in, así que rápidamente me formé para entrar al Palacio, y después de una revisión y firma de contrato, por fin estaba adentro. Se soltó a llover a los pocos minutos de haber ingresado al recinto, así que decidieron llevarnos dentro del lugar a donde sería nuestro lugar de reunión para el recorrido.

Esperamos a todos los que faltaban y comenzamos después de casi una hora el recorrido backstage:

Nos enseñaron en dónde se conecta todo, quién lo maneja y para qué funciona, dónde se escucha mejor, los camerinos donde Ariana hace sus cambios de vestuarios en segundos, vimos las rampas donde subían los bailarines y la misma Ariana. Nos sentimos parte de todo.

Media hora para comer, ir al baño, descansar, eso era lo único que debía faltar para conocer finalmente a la hermosa Ariana. Mientras los minutos pasaban, conviví más con las personas que iban a compartir conmigo la experiencia, nos volvimos tan unidos y reímos a carcajadas, nos enojamos por los atrasos, nos tomamos fotos y nos conocimos un poquito más.

7… 7:30… 8… ¿Cuándo íbamos a pasar?

8:30… nos explicaron que se había retrasado el itinerario, pero en 10 minutos iríamos al lugar donde la íbamos a conocer.

8:40… Victoria Monét salió al escenario, y unos minutos después nos sacaron del lugar para realmente hacer real el sueño de muchos.

Tomados todos de la mano, nos dirigimos al mismo lugar donde la conocimos el año pasado, nos formaron y guardamos nuestros celulares y pertenencias. Comenzamos a cantar algunas canciones de Ariana y Cielito Lindo, y aunque al final nos terminaron por callar, nos divertimos hasta en ese momento.

De repente se fue la luz, y la planta en seguida salvó la noche, nos repartieron chocolates sacados del camerino de Ariana, dulces que nos había mandado por la espera.

Ya era el momento, pasó la primera persona, la segunda, la tercera, pasaron todos los que estaban en frente de mí… y era mi turno.

Ordenadamente me metieron a un cuarto donde se observaba un cubículo de telas negras por las cuales se veía lo de adentro, ahí estaba ella, tomándose la foto con el fan anterior, tan preciosa y dulce como siempre.

Me indicaron que pasara, con mi mejor sonrisa entré al cubículo, y lo primero que escuché fue su voz tan suave: “¡Hola, estoy encantada de conocerte!”

Me abrazó y reconocí su aroma instantáneamente: era Ari, su fragancia.

Ver su cara se sintió tan bien, ella estaba maravillosa como siempre, su maquillaje era tan perfecto y su outfit tan ella: una sudadera extra grande amarilla, unas botas largas blancas y de peinado unos Space buns y una gran trenza. Su cara era tan irreal, verdaderamente es demasiado hermosa y tan delgada que parece una muñequita.

No pude evitar decirle lo preciosa que se veía, a lo que ella me respondió que me quería y me veía igual de bonita.

Le pedí la pose que había planeado y nos tomaron la foto. Nuevamente me dio un abrazo largo y me dijo que me quería, respondiéndole de la misma manera, me aseguré de decirle que estaba emocionada por verla y le deseaba lo mejor esa noche, esperaba realmente que lo disfrutara.

Me agradeció por haber ido y me recordó que me quería, otro abrazo fue el final de ese gran momento, al salir me envió un beso y despidió con la mano.

En todo momento siempre fue dulce con cada uno de nosotros, se aseguró de hacernos sentir su amor y agradecimiento.

Sentí que había estado con ella una eternidad, me sentí tan feliz y a la vez triste de que mi momento con ella había terminado; al salir de la sala, me entregaron mi paquete de mercancía y regresé a la entrada, todos preguntaban cómo me había ido y yo no tenía palabras, solo me sentía temblorosa.

Aunque las lágrimas en ese momento no salieron, estaba extremadamente feliz e impactada de cumplir mi sueño.

Todos emocionados seguían pasando a conocerla, y el tiempo del show estaba cada vez más cerca.

Nuevamente tomados de la mano nos dirigimos hacia el lugar del show, y aunque ya había demasiada gente en el lugar, tratamos de disfrutarlo lo mejor posible.

Aunque al principio no podía ver muy bien, llegué al frente del escenario y pude tenerla a un metro de distancia.

Verla en el escenario es impresionante, no te explicas cómo una persona tan pequeña puede tener una gran voz.

Se veía tan linda con sus vestuarios y los gestos que hacía.

Bailé, grité, canté todas las canciones y disfruté de los maravillosos visuales y los efectos tan esperados. Disfruté los ritmos de las canciones y las coreografías tan perfectas.

Escuchar a Ariana decir “te amo mucho” y verla llorar, me puso tan sentimental.

Llegaron las canciones más sentimentales y mis lágrimas se desbordaron, no podría creerlo aún, la tenía a unos pocos metros cantando con todos sus sentimientos a flor de piel.

Me sorprendí al escuchar el silencio que guardamos durante Somewhere Over The Rainbow en honor a las almas perdidas. Me conmovió el verla llorar otra vez. Ella realmente estaba sintiéndose conectada con nosotros, estaba sintiendo en amor y apoyo mexicano.

El concierto continuó y llegó a su fin, había disfrutado cada momento que pasó, estaba muy feliz por la experiencia vivida, y triste porque había terminado.

Esto es un poco de lo que se vive en una experiencia VIP, espero al haberlo leído té hayas sentido parte de esta. De todo corazón esperamos hayas disfrutado el concierto desde el lugar donde estuviste. Ariana dio todo de sí y ella notó nuestra entrega y apoyo hacia ella, le alegró escucharnos corear a todo pulmón sus canciones, adoró los letreros que teníamos para ella. Lloró al sentirnos, al sentir el calor que solo México puede dar.

Si tú no la has conocido mediante M&G o no has podido asistir a algún concierto: no te desanimes, ella pronto volverá y tú tendrás oportunidad de conocerla, ten por seguro que ese día llegará, aún así cueste.

Con mucho amor, una arianator que disfrutó cada segundo del concierto. ♡

 

You may also like ...

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *